Tra Venezia e Padova

[one_half]






[/one_half]

[one_half_last]

El Hotel Villa Gasparini se encuentra en el centro de la Riviera del Brenta, a medio camino entre Venecia y Padua.
Por su posición representa un excelente punto de partida para visitar las ciudades de arte vecinas, que se puede llegar en transporte público.

Venecia

Venecia, la ciudad más romántica del mundo, se encuentra a pocos minutos del Hotel Villa Gasparini.

Pueden llegar a Venecia fácilmente: un autobús los llevará del hotel directamente hasta Piazzale Roma, la terminal del casco antiguo.

Los recorridos son frecuentes, hasta la medianoche durante el invierno y más tarde en las noches templadas de verano, cuando es agradable disfrutar de la brisa de la tarde y caminar (y a veces perderse) en las calles y en los campos de Venecia.

Desde la terminal de Piazzale Roma serán envueltos en algo único y mágico, un lugar donde las calles son de agua y los barcos sustituyen los coches.

Hasta el Canal Grande se encuentran muchas paradas de vaporetti (barcos de vapor) que lentamente llegan a Piazza San Marco por el Canal Grande o a las islas: Murano, Burano y Torcello.

A pocos kilómetros del Hotel Villa Gasparini también se encuentra la Terminal Fusina, un lugar muy agradable donde el río Brenta desembuca en la laguna de Venecia.
El aire salado y el espléndido (aunque corto) paseo cerca de la laguna, es sólo un anticipo de la ciudad que van a visitar.
En la Terminal Fusina el aparcamiento es fácil y barato, no hay atascos de tráfico que pueden arruinar su día!

Los horarios de salida de los barcos hacia Venecia son disponibles a la recepción y el precio del billete es lo de un servicio público.
Pero sólo el precio es público, porque la travesía de la laguna y la entrada a Venecia desde el Canale della Giudecca hacen este viaje privado y único.

En sólo 20 minutos se llega a San Marco y más precisamente a las Zattere.
Durante el verano el último barco para volver es a las 22.30 horas, un espectáculo nocturno que no olvidarán fácilmente.

Venecia es una ciudad romántica y melancólica en sus barrios menos turísticos (Cannaregio y Castello), animada y juerguista en sus mercados (el más famoso es el mercado de los peces en Rialto), majestuosa y elegante en Piazza San Marco, con tiendas muy lujosas a sus puertas, en la zona de las Mercerie.

Pero por siempre, siempre sigue siendo una ciudad única.

Padua

Padua también se encuentra a pocos minutos en autobús del Hotel Villa Gasparini, última parada Piazzale Boschetti, la terminal de la ciudad patavina: desde ahí al casco antiguo alrededor 10 minutos a pie.

Padua es la ciudad “docta”, de la histórica tradición universitaria: en sus magníficas plazas pululan muchos jóvenes estudiantes. También es la ciudad de Giotto, sus obras en la Capilla de los Scrovegni merecen una visita, y de San Antonio, la basilica donce se encuentran los restos del santo, que se ha convertido en el destino de miles de peregrinos de todo el mundo.

El Hotel Villa Gasparini es un perfecto punto de partida para visitar Venecia y Padua, pero no es todo.

También la villa es conveniente para llegar a la playa de Venecia, para sus vacaciones de verano en la playa, para las Terme Euganee (baños termales), para visitar los alrededores montañosos de Padua con sus ciudades amuralladas de Monselice, Este y Montagnana.

Además se encuentra a sólo unos minutos de Vicenza y de las obras del Palladio, de Verona, Julieta, Romeo y de la ópera lirica en el Arena, y también a pocos minutos de Treviso y de las colinas, famosas por sus numerosas tabernas con patio, donde en verano se puede almorzar y cenar con carne a la parrilla y vino tinto.

Los esperamos!
[/one_half_last]